UÑAS

Las uñas de manos y pies pueden sufrir diferentes afecciones: traumatismos, hongos, quistes, tumores o ser reflejo de patologías sistémicas.

Muchas veces se evidencias estrías, puntos, lineas, cambio en la coloración, fragilidad e incluso descamación.

Es importante que antes cambios en ellas consultemos al dermatólogo y no al podólogo.

Se pueden utilizar vitaminas y lacas para reforzarlas o tratamientos tópicos o vía oral según la enfermedad que las afecte.

Siguiendo el tratamiento se pueden lograr uñas fuertes y sanas.